LA figura del Entrenador Ganador de Ligas...

Escrito por Club Deportivo Cañorrera el . Publicado en Blog

Todos en algún momento de nuestra vida como jugador, o ya en estos tiempos como padre y/o entrenador, nos hemos encontrado con el típico “entrenador ganador de ligas” que se pone el equipo a sus espaldas con el único objetivo de ganar el campeonato.

Y no encuentra otro método mejor que gritar mucho, echar broncas, exigir lo que los jugadores no puede dar, enfadarse porque no sale lo que les ha intentado implantar…

Vamos por mal camino. Dirigir un equipo es algo más que todo esto. Si quieres ganar un campeonato debes conseguir ser un líder positivo de tu equipo, dar buen ejemplo, transmitir unos valores, ser comprensivo, y especialmente motivar mucho a los chicos.

Aunque esto ya lo tenía muy claro, este año he aprendido mucho viendo a nuestros entrenadores aplicarlo en el campo de juego. Posiblemente no tengan grandes jugadores en el equipo pero saben sacarle el 100% de sus posibilidades y el secreto está en tenerlos motivados.

¿Y cómo lo hacen? Te lo voy a contar para que pueda servirte. Ya te digo que no es sencillo cambiar de actitud sobre todo si no estás convencido de que eso es lo mejor para ellos. Quizá sea mejor empezar intentando que veas lo diferente que es todo cuando a un chico lo tienes motivado.

Normalmente, cuando un jugador sale al campo y se encuentra con los berridos del entrenador, lo primero que hace es cohibirse. Se bloquea totalmente y ya no es el que es. Lo único que intenta es hacer lo mejor posible lo que quiere el entrenador. El problema está en que no coinciden ambos quereres y el resultado es un desastre. Tiene miedo a fallar al entrenador y, antes de meter la pata, espera las indicaciones que le dan desde la banda para hacer lo que esperan de él. No lo que él piensa que debe hacer.

El protagonista del partido es entonces el entrenador que dirige a sus jugadores como si fuera un juego de la “play station”. Tu, muévete allí, tu pasa allá, repliégate ya, busca la línea de pase, cambia el juego a mengano, etc…

 Lo que ahora quiero resaltar es la actitud del entrenador ganador que piensa que gritando a sus jugadores va a resolver los errores que cometen. Lo vemos constantemente en los campos de fútbol como también lo vemos en la tele con los equipos profesionales. Hay entrenadores de primera división que parece como si no confiaran en sus jugadores porque no dejan de dar instrucciones a pesar de que muchos ni las oyen. Todos saben lo que tienen que hacer porque ya lo han repasado cientos de veces en los entrenamientos pero no saben estar en el campo de otra forma. Se sienten protagonistas de la película.

En el caso de ser un niño, esos gritos posiblemente afecten más que a un adulto y no le ayudan en nada. Por lo tanto, ese entrenador que lo que quiere es ganar ligas y se pone a gritar como si estuviera enloquecido, lo que consigue es todo lo contrario y lamentablemente obtiene un bajo rendimiento de sus jugadores. Consigue lo contrario de lo que se propone. Y eso es un motivo más para seguir enfadándose cuando no se da cuenta que toda la culpa es suya.

Normalmente esto pasa porque algunos de los entrenadores que se sacan el título en la federación correspondiente, puede ser que sepan mucho de tácticas y estrategias, pero no tienen ni idea de los que es un niño y cómo hay que tratarlo para conseguir lo mejor de él. Muchos aplican lo que hacen los grandes entrenadores tipo Simeone y se lanzan al ruedo pensando que son el no va más del fútbol mundial.

No estoy hablando únicamente de gritos sino que la actitud de este tipo de entrenadores es abroncar cada error del jugador, manifestar desesperación por su fallo, sacarlo del campo, amenazarlo, ridiculizarlo delante de todos… Justo lo que un experto en comunicación, motivación y liderazgo diría que no se debe hacer.

Pero ¿es que no se da cuenta del tremendo ridículo que está realizando? En el fondo, toda esta farsa significa: incompetencia, ignorancia, falta de preparación y desconocimiento de las herramientas adecuadas para trabajar con eficacia con jugadores en formación.

 

Un entrenador que quiere conseguir lo mejor de sus jugadores debe tener la paciencia suficiente para no desanimarse si sus jugadores no hacen las cosas bien, paciencia para darle la vuelta a la tortilla y hacerle ver que la otra mitad de las cosas sí las hace bien y que hay que seguir trabajando fundamentándose en sus puntos fuertes para corregir los débiles. Paciencia para saber detectar cuándo uno de esos objetivos marcados empiezan a funcionar. Paciencia para transmitir con optimismo la situación real. Sin engaños pero de forma positiva.

Cuando no pones tus objetivos principales en la victoria y los depositas en la formación del jugador para que con el tiempo, como consecuencia de esta mejora, gane, entonces estás en la postura idónea para ayudar a tus jugadores. Pero si lo que te has propuesto como prioridad es la victoria, es lógico que termines siendo un entrenador ganador de ligas tal como hemos descrito antes.

Os contaba que este año he aprendido mucho de nuestros entrenadores, porque cuando los ves dirigir el entrenamiento, te das cuenta que sus jugadores los quieren y les aprecian, aunque sean exigentes con ellos porque una cosa no quita la otra. También descubres que no hay gritos ni broncas (Casi nunca). Sin embargo hay mucha disciplina. Se trabajan los valores que rodean al fútbol, hay muy buen humor hasta que empieza el entrenamiento y, entonces, se terminan las bromas y se imprime una intensidad y una concentración excepcional.

Te das cuenta que el entrenador les hace pensar, no intenta imponer sino que procura convencerles; suele explicarles las cosas según su experiencia pero procura razonarlas; les permite que se equivoquen porque sabe que será la mejor forma de seguir creciendo, les da la seguridad de que no pasa nada si se equivocan porque la siguiente ocasión lo harán mejor.

Cuando comienza el partido, el entrenador procura no transmitir ningún tipo de nerviosismo porque sabe que esto es lo más contagioso que hay. Por el contrario, los relaja con palabras expresadas con suavidad y confianza. Sabe lo importante que es la comunicación en esos momentos.

¿Qué hubiera pasado si en lugar de tener un entrenador motivador, tienes un entrenador ganador de ligas? Posiblemente el  partido no se gane, porque el chaval tras el fallo y la monumental bronca que hubiera recibido, estaría sin posibilidades ni fuerzas para seguir luchando hasta el último segundo.

Dos maneras de ver el fútbol muy diferente. Tú escoges.

Visit lbetting.co.uk how to sing-up at ladbrokes

Calendario de Entrenamientos

Calendario y horarios de entrenamientos para la temporada 2019/2020. No dudes en contactar con tu entrenador y/o miembro del club para cualquier duda que necesites aclarar. Si quieres unirte a nuestros equipos, ven al entrenamiento de la categoria que te corresponda.

Haz clic sobre la imagen para ampliarla.